martes, 25 de marzo de 2008

Calcio J. 30


Después de una semana de descanso en Roma hablaremos de lo único que he podido seguir con mayor información.

La liga italiana en estas últimas jornadas se ha igualado en todas las partes de la clasificación, en la zona alta la Roma ha recortado distancias hasta situarse a cuatro puntos; la lucha por el cuarto puesto de Champions está en poder de la Fiorentina tras la vuelta espectacular de Mutu a los terrenos de juego después de su lesión, luchan por ese puesto Milan, Udinese y Sampdoria. Y lo que está aún más igualado son los puestos de abajo, tras una gran racha del Cagliari y a la espera de la posible recuperación de esos tres puntos que le fueron descontados, se ha colocado a esa misma distancia de la salvación, los otros dos equipos en descenso son Empoli y Reggina; Livorno, Catania, Parma e incluso el Torino se encuentran en peligro, estando los del norte de Italia tan solo cuatro puntos por encima del antepenúltimo clasificado.

Esta última jornada se disputó en su totalidad en la tarde del sábado, la tarde se cerró con el clásico derby de Italia Juventus-Inter. Partido en el que Ranieri ganó claramente la partida a Mancini, los de Milan con Jiménez en la mediapunta no consiguieron trenzar el juego, los balones no llegaban a Zlatan y a Cruz. En el primer tiempo no hubo goles, pero a los cinco minutos de la reanudación Camoranessi recogía en claro fuera de juego un buen balón en el borde del área y delante de Julio César no perdonó batiéndolo por bajo en el primer palo. Minutos después y con los locales como claros dominadores se produjo la mejor jugada del partido, el autor del primer gol daba un pase raso a Del Piero en la media luna, éste con gran calidad picaba el balón a Trezeguet para que empalase el balón y el segundo gol subiese al marcador.

Con el partido muy complicado Suazo salió al campo, nada más salir lanzó un peligroso contragolpe, llegaron algunas ocasiones más pero el gol no llegó hasta el minuto 83, cuando Maicon se marchó por línea de fondo y cedió un buen balón a Maniche que batió a Buffon. No hubo tiempo para más y el líder cayó después de que la Roma hubiese ganado en casa.

Los romanos ganaron al Empoli, equipo complicado y que dio problemas en un partido igualado, se adelantaron los de casa con un gol del lateral Tonetto, Giovinco, sin duda el mejor jugador del Empoli, jugador rápido, habilidoso y de gran disparo devolvía la igualada. El partido se decidiría con el gol de otro defensa, esta vez el otro lateral, Panucci.

La Fiorentina ganó al otro equipo romano, la Lazio con un solitario gol de Pazzini en el minuto 77, fue tras una trabada jugada en la que los defensores no consiguieron despejar con contundencia, el delantaro batió por bajo a Ballotta.


Su perseguidor, el Milan ganó en el otro duelo Turín-Milán por 0-1, el gol fue de Pato al empujar en la línea un balón de Gilardino que se había anticipado al guardameta para recojer el balón de Seedorf.


El Udinese ganó con autoridad al Livorno con Diego Tristán en el once titular, los goles fueron de los dos jugadores estrella, primero Quagliarella con un buen disparo y nada más comenzar el segundo tiempo Di Natale de tiro cruzado.


Otro encuentro interesante fue el disputado en Palermo y en el que se produjo la victoria a domicilio del Genoa, con Borriello en el banquillo supieron deshacerse de un equipo en horas bajas y que como consecuencia tuvo la destitución de su entrenador. Amauri adelantó a los locales de penalty, Figueroa hacía el empate con un tiro colocado desde el borde del área tras un contrataque, los visitantes volvían a marcar por partida doble, primero Milanetto y después Konka. Con el partido practicamente finalizado de nuevo Amauri recortaba distancias con un magnífico disparo que pegaba en el palo y entraba.

El Cagliari consiguió un valioso empate en campo de la Sampdoria aunque la victoria estaba en sus manos hasta el ultimo minuto, Foggia adelantó a los isleños, después Franceschini de cabeza dejaba el partido empatado.